Yo estoy seguro de que sí, podemos luchar por los primeros puestos y darle la vuelta a la historia nacional de esta modalidad sin igual, más espectacular si cabe para los aficionados y el público, cuando la descubren.

Si además los españoles se encuentran con un circuito “rutero” como el de este año, las posibilidades serían aun mayores, siempre eso sí, que los corredores obtuviesen previamente puntos UCI para salir delante.

Resulta muy reveladora la actuación del pasado domingo, por parte del biker José Antonio Hermida. Igual que el resto de compañeros de selección salió desde muy atrás, algo que en una carrera como la del pasado Mundial hace prácticamente imposible luchar por los primeros puestos. Debido a esto tuvo que asumir grandes riesgos para adelantar, lo que propició un par de caídas con salida de cadena incluida (al menos en ese momento pudimos verle en la retrasmisión televisiva). Aún así, fue capaz de sobreponerse y recuperar muchas posiciones, llegando al grupo de Lars Boon, y entrando a menos de dos minutos del vencedor, Niels Albert.

¿Cuál hubiese sido el resultado con Hermida saliendo en posiciones delanteras?, ¿y si además hubiese preparado  a conciencia la temporada de ciclocross, corriendo varias pruebas de la Copa del Mundo? Para mí está claro, el de Puigcerda tiene la disputa de un Mundial de Ciclocross en sus piernas.

En 2008 se demostró el enorme potencial ciclista de los españoles en carretera y la pista: Contador en la Vuelta y en el Giro, Sastre en el Tour, Samuel Sánchez en las Olimpiadas junto a Joan Llaneras. En mountain bike tenemos a la Campeona del Mundo 2008 y, aunque no ha sido el mejor año para los chicos, varios de ellos están entre la élite mundial. Además, el Orbea Racing Team (de la marca española) es el equipo del Campeón del Mundo con Julien Absalon.

Nos falta, por lo tanto, poder estar en condiciones de disputar los primeros puestos del ciclocross mundial.  Éste es un deporte seguido por las masas en países como Holanda y Bélgica, donde Nys es su “Nadal” particular. En el norte de España hay una gran tradición, e incluso se disputa habitualmente una prueba de la Copa del Mundo en Igorre, pero estamos muy lejos de la popularidad que este bello deporte tiene en el norte de Europa.

Ojalá corredores como Tino Zaballa, Javier Ruiz de Larrinaga, Egoitz Murgoitio, David Seco, Isaac Suarez, Héctor Guerra, Carlos Hernández, Unai Yus y el propio Hermida, entre otros, tengan la oportunidad de prepararse a conciencia, encontrando los oportunos apoyos. Creo que todos ellos están muy “enganchados” por esta modalidad invernal, también el catalán, aunque él diga que lo suyo es el mountain bike (de eso vive). Si consiguiesen estar delante y tuviesen el soporte de los medios de comunicación, el ciclocross podría vivir una época dorada, que así sea.

Foto: Álex Quiterio